¿Porqué estimular a tu bebé?

Desarrollo Integral y Estimulación Temprana

El término de estimulación aparece por primera vez en la Declaración de los Derechos del Niño el 20 de noviembre de 1959, en el cuál mencionan que la estimulación surge para atender a aquellos niños que padecían alguna alteración en el desarrollo, ya sea durante o después del embarazo.

En este sentido, la estimulación temprana también conocida como atención temprana, son aquellas actividades y técnicas que consisten en proporcionar al bebé la oportunidad de tener un mejor desarrollo integral, es decir, armonioso en sus 5 esferas:

  1. Sensorial (sentidos)
  2. Física (motricidad fina y gruesa)
  3. Lenguaje (comunicación)
  4. Cognitiva (pensamiento)
  5. Socio-afectiva (relaciones, vínculos y emociones)

Cabe destacar que todas las esferas van integradas para proporcionar una mejor calidad de vida.

Además, la estimulación incluye una serie de actividades que dan inicio en el vientre de la madre a partir de los 3 meses que es cuando ya se comienza a ver actividad en el cerebro hasta los 7 años porque es cuándo existe mayor plasticidad cerebral (creación de nuevas conexiones neuronales para adaptarse a nuevas experiencias y así generar recuerdos)

Al mismo tiempo, es importante mencionar que todo el tiempo estamos en constante estimulación y que los bebes son receptores de una serie de estímulos que les proporcionan las figuras parentales (mamá y papá), tales como el juego, las caricias, el canto, etc; pero es necesario contar con el apoyo de un especialista en estimulación temprana para poder llevar a cabo de forma adecuada una estimulación y no caer en la sobre estimulación.

De acuerdo con lo anterior, el especialista en atención temprana será el encargado de realizar una pre-evaluación y posteriormente diseñar un programa para el bebé tomando en cuenta sus necesidades, ambiente familiar y los objetivos que se quieren trabajar, sin dejar de lado todas las esferas del desarrollo y así poder intervenir de forma adecuada, para esto se debe tomar en cuenta que cada pequeño es diferente y tiene su propio ritmo de desarrollo por lo que es importante ser paciente y no presionarlo para no dañar su autoestima. Finalmente, los objetivos serán cambiantes de acuerdo a los logros de cada pequeño.

Comparte el artículo
Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Explorar más