Para los niños el lenguaje tiene múltiples funciones. Ellos lo utilizan para expresar sus deseos, conocer más acerca de las cosas que los rodean, transmitir sus ideas y de este modo relacionarse con los demás.

En los primeros momentos de su vida el bebé expresa sus necesidades mediante gestos, contactos visuales, cambios en el tono muscular, es decir, a través del lenguaje corporal.

Primer año

Es por ello que el lenguaje en el primer año de vida se caracteriza fundamentalmente por vocalizaciones (aa, ee..) y los llamados gorjeo (gu, gu, agu..); balbuceo (bu, ba..); silabeo (ta, ma, pa..).

Segundo año

Para el final del segundo año ya emplea entre 200 y 300 palabras, las cuales generalmente se componen por sílabas sencillas y usualmente se omiten los grupos consonánticos (pr, br, bl, pl…), también se reduce la longitud de las palabras por omisión de las sílabas complejas. Es por ello que escuchamos petta (puerta), tes (tres), ica(galletica), papo(zapato).

Tercer año

Aparece el uso de los tiempos verbales, aunque el pasado y el futuro aún pueden confundirse, de esta manera podemos escuchar “mañana fui al circo” o “ayer voy al parque”. También comienzan a coordinarse las oraciones mediante el uso de la conjunción «y».

El lenguaje, en su expresión oral, tiene un peso vital al comienzo de la vida escolar en el aprendizaje de la escritura pues lo que se expresa por escrito no es más que aquello que se conoce, piensa o imagina, y se hace de la forma y con las palabras que se dominan.

Vista todo nuestro contenido en nuestro blog: https://littleplay.com.mx/blog/?v=55f82ff37b55